Blog de las pipas peladas

Cuando era niño, en los 70, mi padre me daba una paga de 10 pesetas.

Recuerdo que iba al kiosko del barrio a comprar chucherías. Gominolas, gusanitos, pipas,…

Y un día descubrí una novedad impactante: ¡se venden bolsas de pipas peladas! Pero eran caras y prefería tener más chucherías que sólo una bolsa pequeña de pipas peladas.

Pues aquí te traeré “pipas peladas” gratis.

pipas-peladas

Yo, no tú, separaré las pipas de las cáscaras y compartiré contigo sólo lo rico, lo que alimenta.

Desecharé cualquier información o consejos de ventas que no funcionen o que sólo te hagan perder tu tiempo.

Si crees que no te voy a aportar nada útil, dale al aspa y huye. Si te interesa, sigue leyendo.

Así, sin más. A ver si adivinas en qué se parecen algunos geriátricos y algunas sociedades gastronómicas. Pues es un…
Quizás te ha pasado unas cuantas veces lo mismo que a mí. Cuando vas a vender algún producto o servicio,…
Hace 10 años hice una visita comercial a una pequeña empresa. Era una imprenta. El propietario era un señor de…

Y si quieres recibir periódicamente más información sobre técnicas de venta apúntate a mi lista de correos.